Copywriting

Si el SEO es el arte de conquistar a Google, el copywriting es el arte de conquistar a tus clientes. Y es que no te engañes hacer textos creativos está muy bien, pero necesitas transmitir el valor de las palabras en la gente e impactar en las personas de forma que realicen una acción.

La definición clásica del copywriting sería algo así: copywriting o redacción publicitaria es el acto de escribir cualquier tipo de texto con fines publicitarios u otras formas de marketing. Sin embargo, el copywriting va más allá de la redacción persuasiva o creativa de un texto en un correo, en una página web, en un anuncio o cualquier otro formato, se trata de usar el valor de las palabras para generar valor, para impactar, para emocionar, para llegar.

Es decir, para vender. Sí, el copywriting te ayuda a vender y a promocionar tus servicios. Es seducir a tus clientes con palabras. No lo que quieren escuchar, sino lo que les tienes que decir que es mucho.

Tus clientes no te van a comprar tus servicios, van a comprar las soluciones que tú les ofrezcas. ¿Y cómo se las vas a ofrecer? Pues hay varios métodos, pero tendrás que saber venderte bien y utilizar el poder de las palabras. Y eso no es otra cosa que usar la seducción persuasiva a través de las palabras que genera el copywriting.

Si el SEO es el arte de conquistar a Google, el copywriting es el arte de conquistar a tus clientes. Y es que no te engañes hacer textos creativos está muy bien, pero necesitas transmitir el valor de las palabras en la gente e impactar en las personas de forma que realicen una acción.

La definición clásica del copywriting sería algo así: copywriting o redacción publicitaria es el acto de escribir cualquier tipo de texto con fines publicitarios u otras formas de marketing. Sin embargo, el copywriting va más allá de la redacción persuasiva o creativa de un texto en un correo, en una página web, en un anuncio o cualquier otro formato, se trata de usar el valor de las palabras para generar valor, para impactar, para emocionar, para llegar.

Es decir, para vender. Sí, el copywriting te ayuda a vender y a promocionar tus servicios. Es seducir a tus clientes con palabras. No lo que quieren escuchar, sino lo que les tienes que decir que es mucho.

Tus clientes no te van a comprar tus servicios, van a comprar las soluciones que tú les ofrezcas. ¿Y cómo se las vas a ofrecer? Pues hay varios métodos, pero tendrás que saber venderte bien y utilizar el poder de las palabras. Y eso no es otra cosa que usar la seducción persuasiva a través de las palabras que genera el copywriting.

Todo esto suena muy bien, ¿verdad? Pero cómo lo consigo, la respuesta es fácil, con metodología. Y esta consiste en tres sencillos pasos, pero claves. Investigar, escribir y editar. Y es que el copywriting no es ni una palabra rara ni inspiración ni nada raro, es un método y funciona, vaya si funciona.

Los beneficios del copywriting son los siguientes:

  • Despertar deseo y expectativa por lo que vas a ofrecer.
  • Generar confianza y transmitir valor.
  • Llamar la atención de tus clientes con las palabras.
  • Demostrar con argumentos que ofreces la mejor solución.
  • Atraer visitas con tus textos.
  • Trasladar un mensaje.

Todo eso y más es el copywriting. Pero ojo, las ventas son complicadas y para ello debes de tocar el punto de dolor de tu cliente por eso la investigación. Lo bueno de las palabras es que se pueden hacer textos con ellos para mandar un mensaje. Sin embargo, el objetivo de cada texto depende del objetivo, de su formato y de a quién te dirijas.

Todo esto suena muy bien, ¿verdad? Pero cómo lo consigo, la respuesta es fácil, con metodología. Y esta consiste en tres sencillos pasos, pero claves. Investigar, escribir y editar. Y es que el copywriting no es ni una palabra rara ni inspiración ni nada raro, es un método y funciona, vaya si funciona.

Los beneficios del copywriting son los siguientes:

  • Despertar deseo y expectativa por lo que vas a ofrecer.
  • Generar confianza y transmitir valor.
  • Llamar la atención de tus clientes con las palabras.
  • Demostrar con argumentos que ofreces la mejor solución.
  • Atraer visitas con tus textos.
  • Trasladar un mensaje.

Todo eso y más es el copywriting. Pero ojo, las ventas son complicadas y para ello debes de tocar el punto de dolor de tu cliente por eso la investigación. Lo bueno de las palabras es que se pueden hacer textos con ellos para mandar un mensaje. Sin embargo, el objetivo de cada texto depende del objetivo, de su formato y de a quién te dirijas.

Lo primero es hablarle a tu cliente ideal. Lo segundo es llamar su atención y para ello debes saber dónde se mueve, qué lenguaje prefiere (neutro, informal, serio, en tercera persona) y qué quiere.

Una vez sabes todo eso debes adecuar tus palabras en formato texto al canal que vas a usar. Piensa que hay muchos canales, tenemos los emails, los mensajes de WhatsApp, las redes sociales, los anuncios de Facebook, los ebooks y los artículos de un blog.

En resumen, muchas formas diferentes para llegar a nuestro cliente por lo que hay que adaptar el texto y las palabras y elegir el canal más adecuado para conectar.

Y después está el problema del cliente y por encima de todo cómo le vamos a solucionar su necesidad o problema. A quí entra en juego el copywriting. Y es que el copywriting se encarga de hacer de puente con tu cliente y traslada tu mejor mensaje y solución para que te compren. Así de sencillo.

Si todo esto te parece difícil deja que te ayude. ¿Quieres influir positivamente en tus clientes? El copywriting es la respuesta.

Lo primero es hablarle a tu cliente ideal. Lo segundo es llamar su atención y para ello debes saber dónde se mueve, qué lenguaje prefiere (neutro, informal, serio, en tercera persona) y qué quiere.

Una vez sabes todo eso debes adecuar tus palabras en formato texto al canal que vas a usar. Piensa que hay muchos canales, tenemos los emails, los mensajes de WhatsApp, las redes sociales, los anuncios de Facebook, los ebooks y los artículos de un blog.

En resumen, muchas formas diferentes para llegar a nuestro cliente por lo que hay que adaptar el texto y las palabras y elegir el canal más adecuado para conectar.

Y después está el problema del cliente y por encima de todo cómo le vamos a solucionar su necesidad o problema. A quí entra en juego el copywriting. Y es que el copywriting se encarga de hacer de puente con tu cliente y traslada tu mejor mensaje y solución para que te compren. Así de sencillo.

Si todo esto te parece difícil deja que te ayude. ¿Quieres influir positivamente en tus clientes? El copywriting es la respuesta.

¿Hablamos?

Start experiencing yourself